viernes, 25 de julio de 2008

Expediente X



Los míticos agentes del FBI vuelven a la gran pantalla, Mudler y Scully, regresan con este film, esta vez capitaneado por Cris Carter, intentan cosechar los exitos de taquilla de este verano, con la popular serie de X-Files, se aprecia una vuelta a los capítulos originales de la serie donde las tramas misteriosas eran el principal aliciente, dejando de banda esta vez la conspiración alienigena, que para mi gusto destrozo la serie.

La trama se desarrolla sobre seis años a posterior después del último capítulo de la series, en ello los agente sigue vidas separadas del FBI, unidos esta vez por un extraño caso de secuestro de un agente de la misma agencia, unido a las visiones de un ex-sacerdote condenado por pedofilia. Incapaces de resolver el caso por los medios convencionales, los encargados del caso recurrer a los antiguos investigadores de los expedientes X, para demostrar o desmentir la verdad sobre las visiones.

Pese a intentar recuperar el estilo original de la serie, la película se hace bastante aburrida, y excesivamente larga, lo que podía transcurrir en un episodio normal, es alargado innecesariamente sin tampoco ningún elemento de "oscuridad" como lo defienen los propios personaje. Mulder el siniestro esta lejos de aquel personaje que recordamos todos, no se transmite miedo en casi ningún momento de la película, algo que eche en falta. Por lo general es bastante lineal, sin grandes variaciones en la investigación ni sorpresas finales, con un desarrollo previsible y un enigma bastante pobre, y la resolución del caso se coge con pinzas.
Eso si, hay tres momentos buenos en la película, uno es la música clásica de los expediente al principio de la película, otro un mirada a la entrada de un despacho de la agencia federal, con las fotos de Bush y Hoover, realmente arranca una buena carcajada y por último el cameo de Skinner, el antiguo jefe de los agentes Mulder y Scully.

No hay comentarios: