martes, 23 de septiembre de 2008

Matagalls Montserrat 2008


Crónica de Matagalls-Montserrat'08 por Ramón.

El objetivo deportivo de este año para mi, en este caso Ramón, ha sido el intentar hacer la Matagalls-Montserrat, organizado por el Club Excursionista de Gràcia, he de reconocer que ha sido uno de mis retos más duros que me he marcado, incluso peor que la Maratón, todo empezó el año pasado con mi amigo Muñous, que ya lo comentamos de poder realizarla, e incluso nos inscribimos para poder hacerla, pero realizamos una salida de casa a la Mola, pero nos dejamos hecho un asco así que desistimos de hacerla, pero salimos con una firme convicción de prepararla para el año que viene. 
Y la verdad es que empezamos bastante bien para  principio de año comenzamos ha hacer salidas a la Mola, y de montaña para prepararla y bastante a menudo, poco a poco íbamos mejorando nuestro ritmo, y haciendo pequeños progresos, pero tuve un pequeño "bache" después de la luna de miel, baje mucho el ritmo y tuve que remontar mucho para recuperar la forma, con lo que tuve que estar sacrificado todo el mes de agosto y setiembre, haciendo salida casi todo los días hasta la última semana de la Matagalls, que sólo hice algunas salidas corriendo, para poder relajarnos y así guardar las energías.

20 de setiembre del 2008 



Todo comenzó a las 16:15 en casa del Muñous, tres personajillos de la vida con un objetivo común finalizar la Matagalls-Montserrat (por orden de derecha a izquierda, Nico, Jesus "Muñous", y yo Ramón), recorrer los 83,406 Kilómetros y los 5980 metros de desnivel que separa los dos picos y todo en menos de 24 horas. Aunque hacemos un apunte, hace años que no se sale de la cima de la Matagalls, y se hace de Coll Fornic, todo para no destrozar el ya deteriorado paisaje natural. 
Sufrimos un retraso que propicio que tuviéramos que salir pitando del coche para poder llegar a tiempo a la salida, jajajajaja, y tan apurado que llegamos a sólo diez minutos o menos de la salida, justo para recoger la cartulina para sellar en los controles y la camiseta.


Al final hicimos la salida, Muñous y Nico tenían la salida a las 17:54 y yo un poquito mas tarde a las 17:55. Había una salida bien controlada, se realizaba en grupos de 30 personas por minuto, había empezado a las 17:30 hasta la última salida a las 19:15. Durante ese tiempo se dio salida ha 2947 personas de las cuales 2588 eran hombres y 359 eran mujeres.




Toda la ilusión estaba puesta en esos Kilómetros por delante, y toda las ganas que habíamos puesto en esta marcha, así que manos a la obra para poder llegar a tiempo a la meta, todo se ensombreció un poco, por la niebla que reinaba por todo el trayecto, que no nos dejaron ver todo lo bonito que puede ofrecer el Montsey 



Estas eran las marcas que íbamos a ir siguiendo durante los próximos 83 km. marcas de color verde y rojo, algunas con un círculo blanco en medio, las encontraríamos en piedras, muros, arboles y un largo etc.


Pasada una hora, mas o menos empezó a oscurecer, pero nuestro primer control nos dio ganas de seguir con más fuerza,  y la noche llegó bastante pronto, con lo que tuvimos que utilizar la luz del frontal para poder seguir con la marcha, eso empezó a retrasarnos un poco, ya que se hace difícil andar con una pequeña luz iluminando el camino y añadiendo que los tramos de fuerte pendiente, sobre todo por los que había bastante piedras y raíces que por la culpa de la humedad se hacía bastante peligroso, y los resbalones hacían estragos con nosotros, gracias a los palos de montaña que no nos hicimos polvo, aunque alguna caída tuvimos, sobretodo el Muñous que tuvo una tropiezo bastante espectacular.



Después de casi tres horas llegamos a Aiguafreda, donde había una gran expectación por parte del público, muchos aplausos y mucho movimiento, entre familiares de los excursionistas y lugareños nos reconforto y nos dio todavía más ánimos para seguir, y iniciamos el primer ascenso hacía el segundo puesto de control, donde pudimos ver un jabalí enorme, hasta que Nico nos metió el miedo en el cuerpo, y nos fuimos disimuladamente para no ponerlo nervioso.

Una subida bastante larga, aunque tampoco no era de las mas durillas de la marcha, nos dejo una de las imágenes mas bonitas de la noche, y eran toda una hilera de bombillas, como una mezcla de hormigas y lucierganas, genial todo una linea de luces que subían por la montaña, no tenia desperdició la imagen, todo el mundo perdía unos minutos para contemplarlo, sobre todo los novatos como nosotros.



Finalmente llegamos a la cima de Can Janot, donde nos encontramos una imagen preciosa, comida, simple y llanamente  comida, que hambre teníamos los tres, todo el mundo revoloteaba por las carpas donde se repartían sandwichs, bocatas, frutas, chocolates, y mi preferido el caldo, que bueno estaba. Un ratito para tomar aliento y cargar nuestras mochilas de agua. 


Seguimos nuestro camino, bien llegada la noche, seguimos la serpiente de luces que nos lleva hacia Coll de Poses que esta el siguiente aprovisionamiento, todo se hace mas llevadero gracias a que casi todo el camino se hace en bajada, pero también más peligroso debido a la humedad, que convierte las piedras y raíces en pistas de esquí.

Paramos bien poco para seguir con una subida hasta Coll de Matafaluga donde recuperamos fuerzas y cargamos agua para una buena bajada hasta pasar el hemisferio de la marcha, el tiempo y muchas ganas nos llevo hasta St. Llorenç de Savall, la mitad ya estaba resuelta y ahora tocaba un descanso bastante merecido, eran ya las 04:00 de la mañana cuando llegamos al avituallamiento, paramos unos 45 min. para cambiarnos de camiseta y calcetines. Como tenia el coche allí pudimos descargar un poquito, dejar  cosas que ya no necesitaríamos.



Lo malo de salir de St. Llorenç de Savall comenzó a llover un poco, así que ha ponerse el cortavientos, pero tampoco duró mucho, hasta la cruz de hierro, allí tuve que quitarlo, porque el calor se hizo insoportable. Y camino hacia la falda de la Mola, por el lecho del río hasta el desvió de Les Arenes, donde se hizo la remontada hacia Matadepera, que fue uno de la zonas mas duras de todo lo que había recorrido, realmente lo pase muy mal, un camino con bastante desnivel y bastante angosto, que hizo mella en mis energías, pero a llegar Camí Moliner ya se hizo de día y también agradecimos el puesto conocido de los Donuts, y hacerse de día  ayudo bastante a recuperar los ánimos.



Una última subida hacia el Collet del Queixal para dejar ya la bajada hacia Montserrat, dos puesto de control mas, y un avituallamiento final en Vacarisses, que esta bastante saqueado cuando llegamos. Pero ya no importaba estábamos en el Kilometro 73 y sólo quedaba ya 10 Km para terminar nuestro sueño, un poco mas adelante vemos a lo lejos una dulce visión, si... Montserrat, pese a que la niebla hace que no se distinga con claridad, si que sabíamos que estaba allí... También un punto importante fue que Nico nos abandono, el se sentía con mas fuerzas que nosotros así que continuo solo, y nosotros nos quedamos más retrasados.



Por mas que andamos no conseguía hacer que se acercará nuestro objetivo, poco a poco íbamos llegando a un letrero que nos hizo recuperar energías, alegrías, y esperanzas...



Al final aparecimos aunque pareciera imposible a Monistrol donde recogimos agua, descansamos y recuperamos fuerzas, nos dio tiempo para hacernos unas fotos, una buena ilusión se apoderó de nosotros, aunque desconocíamos lo duro que iba a ser la última subida, llenar el agua fue lo mas importante, debido a que ya no teníamos a nuestra mas puestos de agua.


El inicio a la subida a Montserrat fue bastante liviano, todo hasta el último puesto de control, el numero 10, pero a partir de ahí se complico todo bastante. Pero las fuerzas escaseaban pero no la determinación de seguir hasta el final.



Después de tanto esfuerzo lo CONSEGUIMOS..... HABIAMOS LLEGADO A MONTSERRAT, SUBIMOS HASTA LOS 730 m. Llegamos al final del camino teníamos los últimos metros, las últimas escaleras el sufrimientos que hacia mella desapareció y teníamos las energías justas para hacer esos metros finales, la gente nos miraba con caras raras, no entendían nuestras caras de agotamiento, algunos pensaban que solo era que subíamos desde abajo, y algunos sabían exactamente desde donde veníamos y nos animaba a seguir.





Por fin teníamos la alfombra roja que nos llevaba al final del camino, dejamos nuestra tarjeta de fichar y comprobaban que habíamos pasado por todos los controles, y lástima que se la quedarán me hacía ilusión tenerla.

Al final todo termino con un tiempo final de 20 hora 46 minutos y 12 segundos y así termina el camino y la XXIX edición de la Matagalls-Montserrat recogimos la chapita conmemorativa y comimos algo, de lo que había en las carpas, sobre todo galletas de chocolate y algunos bocatas.

21 de setiembre del 2008


La Felicidad de los tres se hizo patente en nuestras caras cuando ya estuvimos sentados, en nuestras caras se dislumbraba nuestro pequeño triunfo, no era que hubiéramos hecho un tiempo récord, ni que no hubiéramos sufrido en el camino, ni siquiera que hubiéramos conseguido algo imposible, todo fue la liberación de nuestras mentes, todo lo que hacemos a diario o lo que conocemos, nos preocupa desapareció por unos momentos, simplemente lo habíamos conseguido.

Al final nos deja unas cifras también sorprendentes, de las 2947 personas que salieron sólo llegaron 2179, más o menos un 25 por ciento de las personas abandonaron.

No hay comentarios: